Cargando... ¡El tiempo de carga depende de la velocidad de tu conexion!

La actitud, esa pequeña cosa que marca una gran diferencia

carmen

Hoy quiero hablaros brevemente de Sofía, la hermana de una buena amiga. En sus dos últimas revisiones ginecológicas anuales advirtió a su médico de la sospechosa presencia de un bulto en el pecho sin que éste le diera mayor importancia. Todo parecía ir bien hasta que el mes pasado sucedió lo inevitable: Sofía tuvo que ser intervenida para someterse a una mastectomía. Ahora se encuentra en pleno ciclo de quimio y aún le queda un duro camino por delante con radio y terapia hormonal.

Muchos fueron los que le aconsejaron hacerse con una peluca que simulase su larga melena morena pensando especialmente en el shock que recibirían sus tres hijos al ver cómo Mami iba perdiendo el pelo. Sofía, sin embargo, dijo No desde el primer momento y afrontó los traspiés del día a día con una actitud, coraje y entereza dignos de admiración. Fue a la peluquería y dio un cambio a su imagen. Pasó de ser Pocahontas a Amélie. Pero Amélie empezó a perder el pelo y Sofía tuvo que tomar cartas en el asunto: Organizó con todo lujo de detalles una divertida e inolvidable sesión de cortes especiales para que sus hijos experimentasen, en directo, la vivencia de ser peluqueros. Corte aquí, cresta allá y finalmente dejaron a Mami guapa, guapa a rabiar.

Algunos ven un final desesperado. Sofía, con sus grandes ojos azules, ve una esperanza sin fin.

Ahora Amélie es la teniente Oneill.

 

Deja un comentario

Como la mayoría de webs, usamos cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo. Para más informaciónclick aquí