Cargando... ¡El tiempo de carga depende de la velocidad de tu conexion!

Señor Holmes

sr holmes

Ayer al volver del cole Javi, mi hijo de 4 años, se acercó y me dijo muy disgustado “Mami, el Sr. Holmes ha muerto”.

El Sr. Holmes es el director de su colegio. Un hombre de casi dos metros, muy agradable y siempre sonriente, al que alumnos, profesores y padres adoramos. Es un hombre de acción que, lejos de representar al típico director de despacho, despliega una actividad frenética corriendo por el colegio todo el día, algunas de las ocasiones con su guitarra bajo el brazo con la que, a la menor ocasión, le pone un toque de color a las canciones de los pequeños. Diariamente, cuando termina la jornada escolar, sale a despedir a los niños. Teniendo cerca de 1.000 alumnos a su cargo, es increíble cómo siempre consigue estar ahí para cada uno de ellos.

“¿Quién te dijo eso?” le pregunté. “La Sra. Karen”, me respondió Javi (es su profesora) “Nos ha dicho que estaba en su casa y se puso enfermo. Lo llevaron al hospital pero su corazón no funcionaba bien, los médicos no pudieron curarle y se murió”.

Me dio tantos detalles que, sinceramente, me preocupé por la salud del Sr. Holmes. Rápidamente cogí el portátil para consultar la página web del colegio. No habían publicado ninguna noticia al respecto. Decidí, entonces, enviarle un email a la Sra. Karen que, en ese momento, debía estar regresando a casa después de un largo día “peleando” con nuestros peques de 4 años. “Siento mucho molestarla, Sra. Karen. Javi acaba de llegar a casa y dice que usted les contó hoy en el cole que el Sr. Holmes ha muerto. Espero que lo haya entendido mal. Muchas gracias”.

Dos minutos más tarde recibí su respuesta. “No, no. Siento si le he confundido. Estábamos hablando del Sr Jason, fundador del colegio y su primer director, que murió hace 25 años y cuyo aniversario celebraremos durante esta semana a modo de homenaje”. ¡Menos mal!

Fui a contárselo a Javi. “¿Sabes? Acabo de hablar con la Sra. Karen. El hombre que murió fue el Sr. Jason, hace mucho tiempo. Tú no lo conocías”

“¡Qué buena noticia!” – dijo Javi sonriendo. “Sí que lo es” – respondí.

Esa noche, mientras le acostaba y le daba un beso de buenas noches, me dijo “Mami, espero que nunca te pongas malita como el Sr. Jason”. “No te preocupes cariño” – le susurré – “No lo haré”.

Deja un comentario

Como la mayoría de webs, usamos cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo. Para más informaciónclick aquí